LETRAS REGALADAS PARA AQUELLOS QUE QUIEREN SOÑAR

Querido Ser humano:

El libro que tienes en tus manos es una bella iniciativa que se gestó en lo más profundo de nuestros corazones. La impotencia que nos atenazaba el alma observando impávidos el sufrimiento de nuestros hermanos y hermanas de HAITÍ, nos movió a parir una idea por la incipiente necesidad HACER ALGO, de manera que lanzamos al aire y a algunos correos electrónicos invitaciones para todos nuestros bellos amigos y amigas: escritores, ilustradores, fotógrafos, dibujantes, personas comprometidas…bellísimas personas. Se trataba de colaborar con lo que cada uno hiciera mejor, una aportación para conformar un libro.

Teníamos la absoluta certeza de que entre todos y todas haríamos un trabajo bello, porque las ideas que nacen del corazón se convierten en bellas realidades casi indefectiblemente. Y esta es una historia con corazón. La respuesta no se hizo esperar y una auténtica avalancha nos inundó el correo de colaboraciones y los ojos de lágrimas, y poco a poco con trabajo y amor conformamos esta aventura que vas a emprender en forma de LIBRO y que desde que la has adquirido ya ha cumplido su misión. AYUDAR A NUESTROS HERMANOS Y HERMANAS HAITIANOS.

Este no es un libro cualquiera, porque tiene alas, y tiene corazón, si te lo acercas huele a cariño, lo rodean todo los colores del arco iris, sabe de todas las lenguas del mundo porque de todo el mundo nos llegaron letras. Letras solidarias, letras llenas de solidaridad. Es un libro vivo que sabe para que nació, y se siente orgulloso de sí mismo.

El corazón de la tierra late de alivio, hace días que llora desconsolada; tuvo que estornudar, no le quedaba otra opción que estornudar, llevamos demasiado tiempo tocándole las narices, tiene la paciencia de una madre pero todo tiene un límite, y como una madre llora también lo que ha ocurrido, todos y cada uno de sus habitantes son sus hijos e hijas queridos... ¡qué lástima que haya tenido que ser así! Actuemos como la gran familia que somos como EL TODO que somos, por nuestros y nuestras hermanas y por nuestra madre que llora su dolor.

Prólogo: Teresa Delgado Duque

martes, 20 de enero de 2015

PARA LOS NIÑOS DE HAITÍ, de Enrique Dintrans Alarcón


Nos ha llegado un poema de Enrique Dinstrans Alarcón dedicado a los niños/as de Haití y lo compartimos con emoción. 
Gracias Enrique por tu aportación para la iniciativa y sé bienvenido siempre.

El bombero español Óscar Vega coge en brazos Redjeson Hausteen, un niño de dos años que fue rescatado de una casa derrumbada por el terremoto en Puerto Príncipe, Haiti (Fotografía Gerald Herbert)  http://pmasdh.periodismohumano.com/2010/01/18/estaremos-en-haiti-hoy-manana-y-siempre/

POR LOS NIÑOS DE HAITÍ

Los días pasaron cargados de urgencia
La ciudad caía derrotada
ante su propia naturaleza
que le dio el sustento.

¡Oh, violenta andadura de la muerte
a tu paso cayeron los hogares
y la tierra temblaba en destructora ira!

Algo se perdía en la memoria
bajo las piedras.

Pueblo del asombro, ¿por qué te extraño?
¿O mi ojo se perdió detrás de los pinceles?

Era preciso mantener en pie
esa alerta solidaria para no olvidar
nuestra textura humana.

Niños de Haití, alegres y festivos
aún en el largo silencio de una noche,
llevando la esperanza en sus tempranas manos.

Madres sobrevivientes
familias todas,
portadoras del tesoro natural,
del alegre vaivén de las palmeras
al misterioso paso del viento atormentado.

El sabor de la fruta cantarina
del arpegio aventurero en la cálida secuencia del tambor
niños, preciosos mensajeros
del ritmo maravilla que convence en su expresión.

¡Brindo en la distancia
que el enorme continente americano me impone
y deseo abrazarlos en el verso!

En los días que vinieron y se han ido
pido al alma que me anima se recoja en una hoguera
y en la noche de una luna blanca
el corazón les rebose de paz
y el futuro vaya abriendo
un jardín de amanecida.


Enrique Dintrans Alarcón
Todos los derechos reservados.

No hay comentarios :

Publicar un comentario